¿Por qué tenemos que preocuparnos por el enfoque si hoy en día todas las cámaras lo tienen automático? Cierto, hoy en día la gran mayoría de cámaras y objetivos disponen de enfoque automático así que es poco probable que tengamos que preocuparnos de enfocar ya que la cámara lo hará por nosotros.

Bien por el enfoque automático pero ¿cómo sabe la cámara dónde queremos enfocar? ¿Nos puede leer la mente? La verdad es que no aunque en la mayoría de las ocasiones la cámara será lo bastante lista como para seleccionar dónde enfocar por nosotros e incluso podrá detectar las caras de las personas para enfocar directamente al punto adecuado.

¿Qué pasa cuando, por el motivo que sea, nuestra cámara se empeña en seleccionar el punto de enfoque equivocado? ¿Nos rendimos y no hacemos la foto que queremos? Ni hablar, lo que haremos será seleccionar manualmente el punto de enfoque que nos venga mejor. 

En las fotos a continuación vemos marcados en con un círculo negro los puntos de enfoque que la cámara ha seleccionado. En la foto de la izquierda la cámara ha seleccionado los puntos incorrectos en el fondo de la imagen mientras que en la de la derecha, la cámara ha seleccionado los correctos y podemos ver totalmente enfocado el modelo.

En líneas generales, las cámaras de gama alta tendrán más puntos de enfoque que las cámaras de gama media o baja. Lo más habitual para cualquier tipo de cámara réflex digital, independientemente de su gama, es disponer de un mínimo de nueve puntos de enfoque dispuestos en cruz donde lo único que deberemos hacer es seleccionar el punto que mas nos convenga.

Puntos de enfoque

Ejemplos de puntos de enfoque de varias cámaras.

Como cada fabricante tiene su método de selección de puntos de enfoque no entraremos en detalles de cómo se hace pero en la mayoría de los casos se hará mediante una o las tres de las siguientes formas:

  • Botón y rueda de desplazamiento a través del visor de la cámara: pulsamos el botón de selección de punto de enfoque y mediante una rueda de desplazamiento seleccionamos entonces el punto que nos interese.
  • Botón y rueda de desplazamiento a través de la pantalla de la cámara: lo mismo que el punto anterior sólo que en esta ocasión veremos los puntos de enfoque directamente en la pantalla de la cámara.
  • Selección a través de pantalla táctil de la cámara: pulsaremos sobre el punto de enfoque deseado directamente en la pantalla táctil de nuestra cámara.

Una única cosa que nos falta por ver son los modos de enfoque automático que, a grandes rasgos, se pueden resumir en los tres tipos siguientes:

  • Modo continuo (AI Servo en Canon y AF-C en Nikon): se activa al pulsar el disparador hasta la mitad y lo que hace es seguir enfocando continuamente el objeto al cual hemos enfocado. Especialmente útil cuando queremos hacer una foto a algo que se mueve como, por ejemplo, los niños o los vehículos en movimiento.
  • Disparo único (One-Shot AF en Canon y AF-S en Nikon): la cámara enfoca una sola vez sobre el motivo y así se queda hasta que pulsamos completamente el disparador.
  • Modo automático (AI Focus AF Canon y AF-A en Nikon): en este modo la cámara pasa de forma automática entre los dos modos anteriores así que se trata de un modo todoterreno muy útil.

A partir de aquí, será responsabilidad de quien haga las fotos de elegir los puntos de enfoque necesarios y el modo de enfoque más adecuado para obtener no el mejor resultado si no el deseado en todo momento.